EQUIPAJE: En los viajes en autobús, camionetas o autos, se transportara gratuitamente un máximo de 30 kilos por persona distribuido en una maleta de tamaño normal. El exceso de equipaje se aceptara, siempre y cuando la capacidad de carga del vehículo lo permita, pudiendo ser rechazado, siempre a criterio del guía o el conductor-guía. El equipaje no es objeto del contrato de transporte, entendiéndose, a todos los efectos, que el viajero lo conserva siempre consigo, cualquiera que sea la parte del vehículo en que sea colocado y que es transportado por el viajero por su cuenta y riesgo, sin que el organizador venga obligado a responder contractualmente de la pérdida o daños que puedan sufrir por cualquier causa. DOCUMENTACIÓN: Es responsabilidad de cada pasajero ir provisto de un pasaporte vigente y dotado de todos los visados y requisitos necesarios. El organizador declina toda responsabilidad en caso de ser rechazada por alguna autoridad la concesión del visado, por carácter de alguno de los requisitos que se exigen o defecto en el pasaporte, y serán por cuenta del viajero cualquier gasto que se origine, aplicándose en estas circunstancias las condiciones establecidas para cancelación y rechazo voluntario de servicios. VARIACIONES: Olímpica Travel Operadora Mayorista y/o compañías prestatarias de los servicios se reservan el derecho de alterar el itinerario de viaje o los hoteles previstos si fuese imprescindible para una mejor organización del mismo o si circunstancias de fuerza mayor obligaran a ello, en el caso de que por deseo expreso de los clientes se accediera a introducir alguna modificación en el recorrido, deberán abandonar los viajeros la totalidad de los gastos ocasionados por la rectificación solicitada, así como el importe de los servicios que soliciten para realizar la nueva ruta elegida, quedando claro que la decisión sobre dichas variaciones corresponderá al guía o al conductor del vehículo, caso de no llevar guía. La compañía declina toda la responsabilidad por retrasos, adelantos o anulaciones que se produzcan por parte de las compañías, siendo los gastos que se originen a cargo de los clientes. Si las salidas no llegasen al mínimo de viajeros previstos o por cualquier causa justificada el Organizador se viera obligado a suspender cualquiera de los viajes, los clientes inscritos no tendrán más derecho que al total reembolso del importe satisfecho, con renuncia expresa a cualquier otra reclamación. En el caso de que alguno de los componentes de algún grupo, debido a su conducta y, a criterio del guía, se comportara en forma no adecuada y con evidente molestia para el resto de las personas componentes del grupo, el acompañante está capacitado para exigirle que abandone la excursión. La única obligación por parte de la agencia consistirá en rembolsarle la parte proporcional que faltara del viaje. Los clientes que voluntariamente desistan de utilizar cualquier servicio incluido en el programa no tendrán derecho de exigir devolución por los servicios dejados de tomar voluntariamente. RESPONSABILIDADES: El organizador declara explícitamente que obra únicamente como intermediario entre los viajeros y las entidades o personas llamadas a facilitar los servicios que se indican en los itinerarios, empresas de transporte, hoteles, restaurante, etc., por consiguiente, declina toda responsabilidad por deficiencias en cualquiera de los servicios prestados, así como por cualquier daño, herida, accidente, retraso o irregularidades que pudieran ocurrir durante la ejecución de los servicios a las personas que efectúan el viaje por su mediación, así como el equipaje y demás objetos de su propiedad. Cuando el transporte se efectúe en autocares propios y alquilados por el organizador, el viajero se somete expresamente a la legislación en materia de accidentes por carretera de la nación en que se haya matriculado el vehículo, renunciando taxativamente a cualquier derecho que pudiera corresponderle, en virtud de lo cual las indemnizaciones serán pagadas a los interesados , beneficiarios o sus representantes legales en el país de matrícula del vehículo y precisamente en la moneda legal del mismo. El pago de las posibles indemnizaciones en caso de accidente, corresponde únicamente a las compañías de seguros, excluyéndose a cualquier responsabilidad de terceros tales como compañías aéreas, marítimas, operador, etc.